Email Error !

Contraseña Ocultar Error!

¿Olvidaste tu contraseña?

Nombre El nombre es obligatorio

Apellidos Los apellidos son obligatorios

Email El email es obligatorio

Contraseña Ocultar

Introduzca el código de la imagen CAPTCHA

¿Olvidaste tu contraseña? Por favor escriba correo electrónico,
Recibirá un enlace para crear una contraseña nueva

Error!

Volver a Inicio de sesión

Cerrar

2016
09
dic

0 comentarios

 

Los riesgos "ocultos" de los juguetes conectados a internet

  • diciembre 09, 2016
  • 0 Comentarios

En Navidad la venta de juguetes se dispara. Y no es para menos. Los Reyes Magos y Papá Noel tienen que cargar con millones de regalos para todos los niños. En sus sacos hay cada vez más muñecos interactivos, videoconsolas, teléfonos inteligentes, tabletas o drones. Aunque son aparentemente inofensivos, el hecho de que estos juguetes sean inteligentes, es decir, estén conectados a internet, pone en riesgo a los menores.

Los juguetes conectados forman parte del denominado Internet de las Cosas. Tostadoras, neveras, coches.... Todo va conectado. Y el riesgo está ahí. Cabe recordar el ataque que sufrió hace dos años la empresa de juguetes VTech. Por entonces, los ciberdelincuentes consiguieron hacerse con los datos de millones de niños de todo el mundo. También españoles.

La Barbie Hello, capaz de hablar con los niños, también fue acusada de espionaje porque, según diferentes investigaciones, Mattel almacenaba en sus servidores las conversaciones de la popular muñeca con los menores. La compañía emitió un comunicado en el que aseguraba que respetaba la privacidad de los menores y que esas conversaciones se guardaban para mejorar el producto con previo consentimiento de los progenitores.

Este año, el Consejo de Consumidores Noruego (Forbrukerradet) ha hecho públicos los «graves» fallos de seguridad en cuanto a la privacidad en dos juguetes conectados a internet. Se trata de la muñeca Cayla y el robot i-Que. Denuncian «preocupantes fallos en torno a la seguridad y la privacidad de los menores a los que están dirigidos» porque cualquiera puede tomar el control de los juguetes, que pueden hablar y grabar conversaciones, a través de un teléfono móvil.

Además, según el Consejo, se ha podido comprobar que cualquier cosa que el niño le diga a la muñeca se transfiere a la compañía estadounidense Nuance Communications, especializada en tecnologías de reconocimiento de voz, reservándose esta empresa el derecho de utilizar esta información con terceros y para una amplia variedad de propósitos.

En el análisis de los términos y condiciones que debe aceptar el usuario se han encontrado cláusulas ilegales como la obligación de aceptar que los términos se cambien sin previo aviso, que los datos personales puedan utilizarse para publicidad específica y que dicha información pueda ser compartida con terceros no identificados. Todo ello infringe la normativa europea en materia de protección de datos y de protección de los consumidores.

No hay comentarios

Deja un comentario

CAPTCHA